26 diciembre 2015

Mi regalo para ti...

Sé que llevo tiempo diciéndote que te quiero...pero debo decirte que te mentí...no es así...no te quiero...
Lo que siento por ti va más allá de las palabras...de los títulos...de lo terrenal...

Lo que siento...

Cosquillas, mariposas, colores...siento vida, música...en cada recuerdo, en cada segundo de nuestro camino hay una canción diferente y que va a quedar marcada a fuego en mí pase lo que pase...voy a pensarte en cada letra, en cada acorde estará siempre tu sonrisa...tu voz...tu boca...y ese beso...
Me siento niña, tonta, loca, a veces caprichosa...siento amor, mucho amor, electricidad...siento ese querer sano, como el primero, el de infancia, ese de tomada de mano inocente sentada en un columpio...de roce de labios suave y tierno...ese que no se olvida jamás...
Siento calor y frío...siento que te tengo y que te pierdo al segundo...siento a veces que sientes y otras que simplemente pasas como un extraño por mi lado.
Siento que me muevo en arenas movedizas, que lo que digo puede ser mi tumba...pero que si no lo digo muero...muero de ansiedad al guardar tanto en mi pecho...mi corazón siente que explota y necesita sacarlo todo...decirlo.
Siento que estás al alcance de mi mano y te alejas poco a poca cada vez que intento alcanzarte...
Siento que te amo, de adentro, desde el fondo de mi corazón y que ese amor profundo y sincero no se va a ir ni con el tiempo, ni la distancia, ni nada....se quedará conmigo siempre, sin importar nada más.
Desde el momento en que te vi ahí sentado, sólo...nunca he dejado de sentir por ti lo que siento ahora, te vi y supe que serías especial, escencial...único para mí.

Por qué te amo...

La verdad es que no sé por qué siento tanto por ti, sólo sé que te amo con locura, quizás por todo lo que me has enseñado, por que me has dejado mirar dentro de ese caparazón durísimo que te cubre y que protege de no sé qué a ese corazón noble y maravilloso que guardas en el pecho...
Te amo por tus secretos compartidos conmigo en esas eternas charlas de rincón...por nuestra complicidad, te amo por todo lo que confías en mí y por lo que me dejas confiar en ti.
Te amo por amar de la forma en que lo haces aunque no sea a mí, por lo que familia significa para ti y por lo leal que eres con todos, sobre todo contigo.
Por ser un ser de luz pese a tu propia oscuridad, un guía en este caos que es mi vida, un alma libre y maravillosa que me ha enseñado a volar...y a volar sola y a entender que eso no es malo, que es lo que toca y hay que aceptarlo.
Por ser como yo pero mejor.
Te amo por existir, porque sin ti muchas cosas no tendrían sentido y mi mente y mi locura mental estarían enfocadas en algo que, quizás, me tendría sumida en el olvido de mi misma...
Porque eres todo lo que he querido siempre y no tendré, porque eres más de lo que le pedí a la vida; eres mi amigo, mi corazón herido, mi espina clavada, mi rosa de los vientos, mi descanso y mi insomnio...mis lágimas, mi rabia, mi camino sin mapa, eres el río que guía mis aguas.
Te amo por ser mi alma gemela, esa que viene de otras vidas y seguirá a mi lado en las que vienen...aunque sea de lejos...
Te amo por amarme...a tu manera, claro...pero sé que me amas de alguna retorcida, única y personal forma...

Resumen...

Te adoro, te quiero, te amo...todo es poco y lo siento, probablemente te agobie todo esto y esté cometiendo un error al decírtelo, pero ya falta tan poco para que desaparezcas definitivamente de mi vida que quedarme callada no tiene sentido, te amo y no me importa decirlo; eres el lienzo que simplemente otra pintó primero, eres un choque de trenes, un huracán grado cinco, un aullido a la luna, eres mi luna...esa que me guía sin saberlo, eres tantas cosas y ya no serás más nada en mi vida...nunca más.
No quiero que llegue el día del adiós, me aterra, se me hace un nudo en la panza sólo de pensarlo, hasta ahora asumía que lo que siento era sólo mío y que podía manejarlo...pero no saber más de ti me tiene triste, me desespera y mi corazoncito se parte en dos lentamente, se triza un poquito más cada día...
He llorado y he pensado mucho, he asumido la pérdida no sin sentir que no es justo, que haberte conocido debe tener un fin, que no es correcto que te cruzaras en mi camino sólo para hacerme crecer o caer en cuenta que querer vivir sin creer en el amor es una utopía, ya lo entendí...entendí que  existe el amor incondicional y que lo tuve ahí frente a mí sin poder disfrutarlo.
Te voy a extrañar y te voy a sentir cada día y voy a envidiar a aquellos que sí podrán disfrutar de tu compañía o de tu sola presencia, pero como siempre, como el fénix...no me quedará más que renacer de las cenizas...
Gracias...mil gracias hoy y siempre...por darme la oportunidad de amar como nunca lo había hecho, de forma pura y sin condiciones...gracias por dejarme entrar en tu mundo...aunque haya sido por tan poquito tiempo...